¿Por qué prefieren el hogar a la residencia las personas mayores?Hogar o residencia en mayores: he aquí un dilema fundamental para muchos cuando de lo que se trata es de seguir cuidando de la salud de una persona anciana. Nos preocupa que la persona mayor no se vea desasistida, no digamos ya si padece enfermedades crónicas o demencias, o bien problemas físicos que le ocasionan limitaciones de movilidad o dependencias.

Por lo tanto, nos preocupa realizar la elección adecuada en lo que respecta al cuidado de nuestros mayores. Pero para llevar a cabo tal grave elección, no hemos de perder de vista una perspectiva fundamental: la de la propia persona anciana, que es quien va experimentar las consecuencias de tal determinación, en resumidas cuentas. Por ello hay que saber, no sólo qué puede ser lo más juicioso en cada caso, sino también cuál es la opción que pueda hacer más feliz a la persona mayor cuya salud y bienestar queremos que sean salvaguardados.

Conocida es la noticia de un servicio de cuidado de mayores en la ciudad de Valencia, que en 2016 lanzó una campaña publicitaria en que una señora de edad provecta amenazaba con un rodillo al lector/al hijo, ello junto a la leyenda: “Si me llevas a una residencia, te desheredo.” Sobrevino una oleada de protestas de las organizaciones sindicales y asociativas como UGT, LARES o AERTES que representan a los trabajadores de las residencias de ancianos en la capital levantina. Parece ser que muchos de estos trabajadores se sintieron vituperados y denigrados por tan humorístico anuncio. Digamos que, en todo caso, no se trata aquí de promover o suscitar una encendida polémica sobre la bondad o maldad intrínseca de las residencias de la tercera edad, sino de algo mucho más sencillo: elucidar cuál es la opción que suelen preferir los ancianos, sin por ello pretender descalificar otras.

 

Qué prefieren los ancianos: casa o residencia

Para defenderse de tales vehementes acusaciones de difamación, la aludida compañía de cuidados a domicilio esgrimió datos del IMSERSO (de 2010) y de Eurostat (de 2011), concretamente:

  • IMSERSO: ante la dicotomía de hogar o residencia en mayores, estos prefieren el primero en un 87’3 %.
  • Eurostat: la mayoría de personas mayores prefieren continuar viviendo en su propia casa por razones de independencia y de autonomía personal.

A día de hoy en nuestro país, más de 8 millones de habitantes sobrepujan el umbral de los 65 años, lo que equivale a un 18% de la actual demografía española. Con el paulatino envejecimiento poblacional, y según previsiones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en 2051 nada menos que el 35% de la demografía de este nuestro país estaría constituida por los mayores de 65, y la esperanza de vida en nuestro tiempo para España es de 85 años. Por lo tanto, la presencia de los mayores en nuestra sociedad es cada vez más importante, razón de más para tener presentes cuáles son sus preferencias a la hora de cuidar su salud y bienestar diario y cotidiano.

De la población de edad avanzada que a día de hoy habita en España, tan sólo un 4% (alrededor de 300.000 personas) mora en residencias de la tercera edad.

A menudo, se da incluso la flagrante contradicción de que, si bien todo parece indicar que la principal opción acariciada por los familiares son las residencias, según todas las estadísticas revelan las personas mayores afectadas prefieren, con mucho, permanecer en casa.

 

En su hogar, el anciano cuenta con mayor independencia y se siente mejor cobijado, pero además puede contar con servicios de ayuda a domicilio y con cuidadores especializados, que le brindarán una asistencia y cuidados mucho más específicos, detallados y atentos. Es por estas razones por las que, ante la encrucijada de hogar o residencia en mayores, estos continúan prefiriendo la primera.