ejercitar la memoria de los mayoresLos juegos de memoria para mayores son una excelente manera de combatir los obstáculos que interpone en el buen funcionamiento del cerebro los achaques varios del envejecimiento neurológico. Hemos de tener muy presente que el cerebro funciona, en cierto modo, como un músculo que precisa de un uso frecuente para no atrofiarse y, por lo tanto, dejar de funcionar con normalidad y eficacia.

Este tipo de juegos son de gran utilidad para enfrentar y minimizar el normal envejecimiento del cerebro y el deterioro de la memoria que se producen en las edades avanzadas, pero también sirven para reducir al mínimo la sintomatología del deterioro de la cognición que se produce como consecuencia de determinadas enfermedades asociadas a la tercera edad. Así por ejemplo, las diversas demencias, como la demencia vascular (originada por pequeños y reiterados accidentes cerebrovasculares o isquemias) o el Alzhéimer.

Además, es necesario que tengamos en cuenta que con la edad se va produciendo un cambio de la capacidad de síntesis de las proteínas que se da en la sinapsis o conexión neuronal. Ello implica que se producen olvidos a pequeño plazo, menos preocupantes que las pérdidas mnemónicas a medio y a largo plazo (por ejemplo, de gente a la que ya se conocía). Esta situación neurológica vinculada de por sí a la senectud, es una de las razones fundamentales de que hayamos de hablar de envejecimiento saludable también a nivel cerebral. Existe la impropia y generalizada creencia de que, tras la jubilación, únicamente se debe descansar y abandonar la vida activa. Sin embargo, tal idea es sobremanera perjudicial y contraproducente para la salud de la persona, tanto a nivel físico como psíquico y neurológico. De ahí la gran ayuda que suponen estos juegos de memoria.

 

Los juegos de memoria para ancianos: algunos ejemplos

Dentro de los juegos de memoria para mayores, hay varios que son especialmente indicados para mantener con salud facultades mentales diversas. Así:

  • Juegos de tipo visual, como el juego de las diferencias o el de las parejas. Se trata de desarrollar la memoria asociativa y a corto plazo, y en general los mecanismos mentales y sinápticos basados en las asociaciones mentales. El hecho de recordar una imagen igual o de percibir las diferencias sutiles y casi imperceptibles entre dos imágenes aparentemente idénticas entre sí, son formas de mantener la mente activa y perspicaz, y de retrasar el envejecimiento de la memoria a corto plazo motivado por una más lenta síntesis de las proteínas en la conexión neuronal cuando las personas se encuentran ya en la edad provecta.
  • Juegos de cálculo mental. Los juegos de índole matemática como la brisca, la escoba o el sudoku, son excelentes para ejercitar las capacidades cognitivas del jugador, su memoria, y su agilidad mental, que tiende a verse ralentizada con el envejecimiento.
  • Los juegos de mesa como el ajedrez, las damas o el backgammon, entre otros, estimulan también la agilidad mental, así como las habilidades funcionales, estratégicas y resolutivas. También se pueden incluir en este apartado juegos tales como el Trivial, que ayudan a mantener una mejor memoria a largo plazo con la evocación de diversos conocimientos, categorías y conceptos culturales adquiridos por el jugador. Otro tanto sucede en este aspecto con los crucigramas y autodefinidos.

Además, es muy aconsejable que el adulto mayor efectúe ejercicios o prácticas que son de gran interés para mantener una mayor salud cerebral, como vestirse y desvestirse con los ojos cerrados, utilizar más la mano no dominante en lugar de la mano hábil que se utiliza siempre para las actividades diarias, etc.

Los juegos de memoria para mayores son una de las mejores formas de envejecimiento activo y saludable, y por lo tanto, deben recomendarse para una mejor salud cerebral.