Juegos de memoria para mayoresLos juegos de memoria para mayores son una de las mejores maneras de conservar la mente en plena forma, de vigorizarla en edades en que esto es cada vez más importante para poder mantener un saludable tren de vida. En edades provectas, el conservar una vida activa y sana se corresponde con una frecuente actividad psíquica, física y social. De lo contrario, la salud de la persona anciana bien puede menoscabarse, como a menudo sucede por la muy errónea y perjudicial adopción de hábitos de vida muy pasivos y abúlicos a partir de la jubilación, en los que es un prejuicio generalizado de la ancianidad como etapa vital de mero descanso y abandono de toda índole de actividad.

Con la entrada en edades avanzadas, se comienza a experimentar un proceso decisivo en la fisiología, psicología y cuerpo del individuo: se trata del envejecimiento. Pero es demasiado frecuente tomarse ese proceso de una forma equivocada. La pérdida de seres queridos por razones biológicas y de la mucha edad, así como el paso de una edad adulta activa y dinámica, social y laboralmente integrada, al estado de inactividad de la jubilación, crea un estado de aflicción, pasividad y confusión en muchas personas. Así, tienden a aislarse socialmente y a la inactividad física y psíquica, lo que es muy perjudicial pues contribuye a acelerar y aumentar las secuelas más dañinas para la salud de esta fase vital del envejecimiento, e incluso puede traer consigo diversas enfermedades, problemas y trastornos, tanto somáticos como mentales, y además acelera el envejecimiento propiamente dicho. Los juegos de memoria para mayores son una de las mejores formas de combatir el envejecimiento neurológico.

Estos juegos constituyen una excelente forma de ejercitar la mente y el cerebro del anciano, y mantenerlos así en forma frente a las eventualidades del envejecimiento neuronal, por lo que resultan muy saludables y recomendables. Existen numerosas formas de ejercitar lúdicamente las facultades mnemónicas del individuo, y hacerlo además de la manera más amena y divertida posible.

Ejercicios de memoria para adultos mayores: una lista de algunos de los mejores juegos

Veamos pues algunos de los juegos más aconsejables para que las personas mayores pongan en práctica una capacidad necesaria y que tiende a deteriorarse con el tiempo, como es la memoria. Además, la mayoría de ellos son muy baratos o se encuentran ya directamente al alcance de la mano de cualquier persona:

  • Puzle. Resulta uno de los mejores juegos de memoria para mayores. Se trata de un juego de mesa que pone a prueba diversas capacidades psíquicas vinculadas a la memoria: las asociaciones mentales, la propia memoria reciente o corto plazo, las semejanzas y disimilitudes. Dependiendo del mayor o menor número de piezas, puede ser a su vez de mayor o menor complejidad. Incluso existen campeonatos internacionales de este a menudo intrincado juego. Hemos de tener en cuenta que la memoria a corto plazo es la que más tiende a perderse, pues deja una huella proteínica mucho más leve en el cerebro del individuo. Si ya es un tipo de memoria en personas jóvenes, no digamos ya en personas que experimentan un envejecimiento neurológico más o menos acusado, o incluso padecen problemas y trastornos cognitivos. Es por ello que el puzle es uno de los juegos de memoria para mayores que resulta más valioso para que puedan ejercitar y fortalecer esta cualidad tan necesaria, y a menudo indispensable, para la vida cotidiana.
  • Juegos de naipes. Muchos de ellos pueden y deben considerarse excelentes juegos de memoria para personas ancianas. No pocos juegos de cartas suponen el ejercicio de capacidades mnemónicas o que requieren del concurso de la memoria, como es el caso del mus (asociaciones mentales, memoria a corto plazo), la escoba (cálculo mental), el cinquillo, la escoba, el rummy, el pináculo, etc. Todos ellos se encuentran entre los mejores juegos de memoria para mayores.
  • Otro tanto puede decirse del dominó, juego de mesa caracterizado por las asociaciones mentales de carácter visual y numérico, pero también verbal (con los nombres característicos y peculiares de las fichas).
  • El parchís y la oca. En su simplicidad, pues se trata de juegos en que los dados deciden la suerte concreta de cada jugador, también incluyen asociaciones mentales y numéricas, con los colores, los saltos de casilla (de oca a oca y tiro porque me toca, de puente a puente y me lleva la corriente, etc) y otras divertidas reglas que mantienen activa la mente del jugador, si bien sin grandes esfuerzos.
  • Ajedrez. Visualizar en la mente jugadas completas mientras diseña una estrategia o una táctica contra el adversario es también una forma de poner en juego la memoria como facultad para organizar las tareas que hemos de realizar y los pasos que hemos de dar en el día. Por esta razón, los juegos de estrategia (incluyendo las damas o el backgammon) son ciertamente un inestimable ejercicio para la mente y la memoria de las personas de avanzada edad.
  • Encontrar las diferencias. Hallar las pequeñas y sutiles diferencias entre dos imágenes sólo en apariencia iguales entre sí, puede ser otra forma espléndida de ejercitar la memoria a corto plazo y agudizar, además, la capacidad de atención, que también tiende a decaer con el envejecimiento neuronal.
  • Sudoku. Es una forma de cálculo mental y de asociaciones mentales que pone también en juego la memoria misma. Un pasatiempo tan frecuente, omnipresente y accesible, como beneficioso como ejercicio para la memoria.
  • Crucigramas. Implican asociar palabras entre sí, pero también evocar, recordar o dar forma en la mente a una serie de conceptos, por lo que también resulta muy saludable para los fines que venimos exponiendo aquí.

Los juegos de memoria para mayores son una de las formas más amenas y divertidas de contribuir a un envejecimiento activo y saludable.